Cómo aplicar Reiki a una persona

reunirse a continuación Cómo aplicar Reiki a una personallena a este ser tan especial de toda la energía vital universal que nos enseña Reiki a canalizar a través de la imposición de manos, sana todo tipo de afecciones y problemas con esta ayuda.

La enfermedad es la consecuencia de multitud de trastornos, no sólo físicos sino también mentales y espirituales. Reiki lo trata como un todo holístico y generalmente desde adentro hacia afuera de la persona.

Cómo aplicar Reiki a una persona

Para aprender a hacer un buen tratamiento de reiki, tienes que estar muy atento a tu guía, déjalo actuar por sí mismo, sin intentar interponer lo que puedas imaginar, como consecuencia lógica del proceso.

Es muy importante darle toda nuestra confianza al reiki porque él se encargará de abrir los caminos necesarios para una sanación efectiva.

Cómo aplicar Reiki a una persona

Cuando estamos a punto de aplicar Reiki a una persona, lo primero que debemos saber es por qué la persona está asistiendo a una sesión de sanación, durante la cual el Reikista comprobará si la energía del paciente está bloqueada, identificando el punto de bloqueo.

La sesión de Reiki puede durar unos cuarenta y cinco minutos y el paciente permanecerá tumbado sobre una camilla, descalzo y completamente vestido. Durante la sesión se utiliza música suave y aromas como incienso o esencias de aromaterapia.

Las manos se colocan sobre una serie de zonas del cuerpo y la Energía Universal pasa a través del Reiki.

Durante un tratamiento se siente una profunda relajación, una gran sensación de paz. Mucha gente se queda dormida, lo que no influye en el resultado final.

Algunas personas tienden a sentir hormigueo, calor o frío en diferentes partes del cuerpo a medida que fluye la energía, otras personas ven colores, experimentan una sensación flotante o sienten emociones que afloran a la superficie y otras no sienten nada y eso no No significa que Reiki no funcione.

Se pueden realizar sesiones individuales para obtener una relajación profunda y una sensación momentánea de bienestar o el tratamiento en cuatro sesiones donde se trabaja más en profundidad para sacar al paciente de ciertos estados de bloqueo.

Al final de este tratamiento, se pueden tomar sesiones individuales con la frecuencia que el paciente necesite.

una introducción a Reiki es un proceso que abre los siete chakras, corona, corazón, palmas y los conecta a la fuente de energía.

La persona que decide aprender esta técnica de sanación aprende a sentir, canalizar y transmitir energía a través de la imposición de manos, actuando así como un canal de energía.

Es muy sencillo, solo debes asociarte siempre con personas que sean especialistas en la energía curativa que circula con Reiki, para que te brinde todo el bienestar que necesitas.

Cada persona reacciona de manera diferente al tratamiento. Por lo general, para pasar por una crisis curativa, es necesario realizar un tratamiento de varias sesiones donde se limpia cuidadosamente a la persona de los bloqueos.

Es muy importante saber que cuanto más dure un tratamiento de Reiki, más completos y duraderos serán sus efectos.

Una sesión, por ejemplo, actúa sobre las consecuencias y resuelve problemas específicos, por el contrario, el Reiki aplicado planificado para un problema específico se dirige hacia la causa de los males y armoniza al individuo y su globalidad.

En estos casos, la aparente agravación remitirá a los dos o tres días, pero generalmente es recomendable realizar varias sesiones.

Hay que tener en cuenta que un tratamiento integral beneficia integralmente cuerpo, mente y espíritu.

Alguien puede visitar a un reikista para curarse de una dolencia y al final del tratamiento ha cambiado totalmente su comportamiento, su forma de pensar o su forma de relacionarse con los demás. Esto se debe al reequilibrio emocional y mental que produce el Reiki.

Gracias al Reiki revivimos hechos pasados ​​que muchas veces son desagradables y producen sentimientos de ansiedad, miedo, abandono o rechazo.

La expresión de las emociones es necesaria para purificar el alma y liberarla energéticamente, pero da lugar a esas crisis emocionales que llamamos catarsis.

Cuando la energía desencadena estos fenómenos traumáticos, también llamados abstinencia por los practicantes de Reiki, el paciente no debe asustarse y abandonar la sesión, sino al contrario, reafirmar su confianza en el poder del Reiki.

Cada curandero tiene su técnica.pero la herramienta siempre serán tus manos, ellas aportan calor y hasta energía que la persona que se somete a esta terapia siente como un hormigueo por donde el curandero pasa las palmas de sus manos.

Un buen curandero puede ser de gran ayuda a una persona que tiene dolor en ciertas partes del cuerpo, hablamos tanto a nivel muscular como a nivel de los órganos internos.

Cómo hacer una buena curación de Reiki conectándose con guías

En la terapia de reiki es muy importante establecer una conversación con el paciente en cada sesión, esto nos permitirá saber qué cambios están ocurriendo y cómo se siente como resultado.

La mejora suele venir acompañada de una catarsis para el implicado, puede parecer que no solo no se avanza sino que se retrocede, pero estas suelen ser las barreras que pone el ego para asumir lo que la luz le pide.

Es muy importante entender que Reiki no solo no reemplaza a los médicos sino que puede alentar en algún momento a consultar a un especialista que trata los síntomas físicos y completa la parte psíquica.

En la curación ocurrirán cambios inesperados en la vida del paciente que aparentemente no tienen nada que ver con la enfermedad, pero hay que entender que todo tiene un porqué en el campo energético y que, aunque al principio nos sorprenda, lo haremos. ver más tarde lo importante que era esto para él.

Es de vital importancia para poder dar una buena sesión de Reiki que el practicante de Reiki mantenga su mente abierta para conectarse mejor con Reiki.así como con el paciente y sus acompañantes, sabiendo que es un poderoso instrumento energético.

Deja un comentario