Reiki para bebés • Estos son los grandes beneficios para tu salud

La técnica de transmitir energía vital mediante el uso de las manos para traer tranquilidad trae beneficios a todo tipo de personas, sin importar el sexo o la edad, para quienes tiene sentido recuperar algunas de sus potencialidades para transmitir la reiki para bebesque absorben esta energía de forma innata.

De esta forma, la forma más natural de conseguirlo es dirigirlo de la madre al hijo, dada la forma en que trata a su bebé cuando lo carga, lo toca o lo acaricia, ya que esta técnica oriental favorece la transmisión de una luz. , facilitando la comunicación constante entre ambos, aprovechando que los bebés son como esponjas que absorben estados emocionales de su entorno.

Dada la inocencia de los bebés, puedes liberarte de los sesgos que a menudo te afectan como adulto, lo que ayuda a que la energía que deseas transmitir fluya sin obstáculos y sin miedo. Por otro lado, es necesario adaptar las sesiones según su capacidad para permanecer quieto mientras se le colocan las manos encima, a veces es mejor esperar a que se duerma.

reiki para bebes insomnes

Reiki para bebés insomnes

Reiki aporta un equilibrio glandular al cuerpo, por lo que si el bebé está inquieto o no se duerme, cuando le transmitas tu energía se calmará y poco a poco verás que se va relajando hasta que se duerme plácidamente una vez que el comienza la sesión, que en ellos no debe durar más de diez minutos.

Para dejar que la energía fluya, simplemente coloque sus manos sobre el cuerpo del bebé mientras visualiza una luz rosa tranquila y tranquilizadora que emana de él. Aunque la criatura esté inquieta, debes mantener la calma y evitar que se desespere, solo así lograrás que se relaje. Si está molesto, es mejor que no haga el ejercicio, porque las energías que podría transmitirle pueden no ser las más adecuadas.

Reiki para recién nacidos

El primer paso para recibir Reiki comienza durante el embarazo, transmitiendo esta energía al abdomen donde llevas a tu bebé. Notarás que al colocar tus manos sobre tu vientre automáticamente se activa el canal, sintiendo el calor en tus manos, pudiendo así percibir si tú o la criatura necesita Reiki.

A través de esta íntima relación madre-hijo, la energía se activa cuando se necesita, dando indicios de falta de equilibrio, que puede ocurrir a nivel emocional, físico, espiritual o mental. Si el bebé está inquieto, puedes hacer Reiki mientras lo amamanta.

En caso de fiebre o enfermedad, la aplicación de la técnica Reiki hará bajar rápidamente tu temperatura y aumentará tus defensas estimulando tu sistema inmunológico, eliminando emociones bloqueadas que provocan enfermedades, aliviando molestias y acelerando tu proceso de curación.

Reiki para bebés con cólicos

Reiki para calmar los cólicos del bebé

Si le aplicas Reiki a tu bebé en la barriga y en la zona donde están los riñones, podrás percibir cómo se movilizan los gases en su interior, ayudándole a evacuar más rápido y sin dolor. El alivio que sentirá tu criatura será muy rápido, notando que vuelve a la calma, logrando evacuar serenamente.

Cuando vayas a aplicar esta técnica a tu bebé, debes tener en cuenta algunas sugerencias básicas que te ayudarán a preparar y recibir la energía que quieres transmitir:

  • Colócate en tu centro. Llevar a cabo esta práctica requiere que estés de muy buen humor y que quieras desarrollarlo, pues los bebés son muy sensibles a la energía y a la intencionalidad de las acciones que se realizan hacia ellos.
  • Pide tu permiso. Cada vez que vayas a ejercer esta transmisión de energía, tienes que pedirles permiso, lo cual puedes hacer mentalmente. Dada la cercanía y el vínculo que tienes con tu bebé, debes estar preparado para recibir una mueca, sonido, movimiento de su mano, pie o una sonrisa espontánea como respuesta.
  • Comience la sesión con el corazón. Aunque la energía se envía a través de las manos, de ti emanan los sentimientos de tranquilidad, amor, paz y seguridad, que a través de vibraciones pueden llegar a tu criatura. De esta forma, absorbes la energía del universo, que pasará por tu interior y pasará por tus manos hasta llegar a tu bebé.
  • Comunicarse mentalmente. Considera las afirmaciones, las palabras que sueles compartir con el bebé, deseándole que duerma bien, que se mejore, que lo ame, con ellas completarás el momento de conexión entre los dos, aumentando la energía mientras te enfocas más en lo que Tú lo estás haciendo.
  • Siente la diferencia. Toma nota de los avances, comportamientos, experiencias o efectos más visibles que percibes en tu bebé cuando le aplicas esta técnica; ¿En qué momento del día lo disfrutas más? Al anotar estos detalles, puede revisarlos cuando los necesite.
  • Duración de la sesión. Aunque los plazos no están establecidos con antelación, lo habitual es que a los diez o quince minutos los bebés ya muestren un cambio de comportamiento, que manifiestan sonriendo o moviéndose.
  • Relájate. Déjate llevar por el sentimiento que comparten, la relación que se va fortaleciendo y por tu intuición. Disfruta de este momento de calma y amor permitiendo que este momento especial sea el que dirija la sesión.

Poco a poco aprenderás a percibir los momentos en los que el bebé necesita estas sesiones, lo que traerá beneficios para ambos. No olvides que puedes practicarlos durante su baño o mientras lo estás amamantando, ya que la conexión entre ambos durante sus primeros días de vida te brindará varias oportunidades para profundizar su relación.

Por otro lado, no te preocupes si debes o no usar los símbolos de la reiki para bebes mientras realizas estas prácticas, la generalidad indica que la pureza de estas criaturas no lo justifica, pero si decides utilizarlas tampoco será contraproducente, sobre todo si las implementas por motivos de salud de tu criatura y da tu tranquilidad. ¡Recuerda relajarte y disfrutar de estos momentos!

Deja un comentario